Cristo Atado a la Columna

TITULARES

Obra realizada entre 1.964 y el 1965 por D. Antonio Izquierdo Benegas, de Sevilla.

Sustituyó al Primitivo Titular procesionando por primera vez en la Semana Santa de 1.965. Por a cuerdo de la Junta celebrada el 10 de junio de 1.964: «… se acordó la construcción de una nueva Imagen, la cual, mediante boceto presentado por el imaginero de Sevilla D. Antonio Izquierdo Benegas, con su correspondiente presupuesto. A la vista de la necesidad de dicha construcción, fue aceptada por la mayoría, el proceder autorizar a dicho imaginero, para dar principio a su labor con objeto de poder efectuar la salida procesional la próxima Semana Santa…«.

Desde el primer instante, ya fuese por su corpulencia, no tanto real como por comparaciones con la antigua Imagen, ya sea por su posición erguida en contraposición por la sedente del Cristo de la Humildad, lo cierto es que la crítica no le fue muy favorable, lo que movió a la Junta, ya en el año siguiente a hacerle unos retoques por el mismo imaginero y en años venideros por un escultor local, hasta desembocar en un Cristo cubierto por una túnica, en contraste con el que inicialmente se había proyectado, solamente con el sudario

La imagen no tenía desde sus inicios una buena policromía y  el material usado tampoco fue de calidad y por ello, en el año 2.000, la Hermandad decidió emprender una nueva restauración a cargo del escultor moronense D. Manuel Martín Nieto, que ha servido para consolidar la Imagen y dotarla de una nueva policromía. Desde ese mismo año hace estación de penitencia acompañado de un sayón y un romano, imágenes del mismo escultor moronense, convirtiendo así el paso de Cristo en paso de Misterio.

El 1 de diciembre de 2019, la Junta de Gobierno en Cabildo General Extraordinario de hermanos, aprueba la restauración y remodelación del Cristo Atado a la Columna, en el taller del escultor y restaurador Manuel Martín Nieto, en Morón de la Frontera. 

En la tarde del lunes 28 de junio de 2020, el Señor fue trasladado hasta el taller del escultor y restaurador encargado de realizar el proceso. 

La intervención de Manuel Martín Nieto ha consistido en respetar el busto de la obra y realizar un nuevo cuerpo anatomizado al completo, ya que se encontraba en muy mal estado y el material de la misma carecía de calidad, de forma que esta transformación de la imagen de vestir a pieza de bulto redondo resulta más acorde con el pasaje de la Flagelación que representa.
La talla del busto ha sido respetada al máximo, sin tocar ni alterar su expresión solo se ha realizado nueva la policromía. El cuerpo ha sido tallado en madera de cedro real.

La nueva columna con detalles en forja de Luis Millán, ha sido diseñada por el arquitecto Juan Entrena, ambos naturales también de Morón de la Frontera (Sevilla), la policromía marmoleada de la columna ha sido llevada a cabo por el pintor sevillano Manuel Peña Suárez, colaborador habitual de Manuel Martín Nieto. 

Scroll al inicio